dimarts, 25 d’octubre de 2016

Cazarabet conversa con Rafa Arnal


-Rafa, ¿qué os ha llevado a escribir, investigar sobre el Stanbrook?
A mí, personalmente, el devolver y dar  homenaje, dignificando la memoria Republicana.

-Bueno, la verdad es que la historia de todo en conjunto: de la gente agolpada en el puerto de Alicante y que quería escapar de las garras del franquismo; de los que consiguieron zarpar hacia Orán con el Stanbrook; de  los que se quedaron; de la desolación en el muelle y alrededores; de la travesía y del final de la tripulación y del Stanbrook ….todo ello nos hace pensar en una historia dramática, coral con tantas historias como personas y eso, me refiero a cada persona que se salvó por la Operación Stanbrook es lo que hace “grande” no solo la hazaña sino a los que la hicieron posible, a los participantes y a los que , hoy, se acuerdan, más o menos directamente, de ella….
La odisea del Stanbrook  ha sido una experiencia que demuestra que hasta en los momentos más dramáticos…siempre hay un pequeño espacio para la solidaridad i la esperanza: el capitán Dickson, como dice su nieto Max, fue el Oskar Schindler de los republicanos españoles. 

-¿Qué sucedió para que el capitán de este carbonero galés, Archibald Dickson, que estaba allí cargando naranjas y azafrán pasase a cargar a españoles afines a la república que debían de tener, principalmente, muchísimo miedo, estupor…?. ¿Un “ataque”(entended bien este sustantivo, por favor) de esa humanidad que tanto anda en decaimiento en la Europa del siglo XXI?
-Simplemente que era un buen hombre, sensible, solidario con los perseguidos, un hombre que pone sus valores morales por encima de cualquier otra consideración.

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada