divendres, 22 de novembre de 2013

Presentación

Poco antes de la media noche del 28 al 29 de marzo de 1939, salía del puerto de Alicante con destino a Orán, en la Argelia francesa, y bajo el mando del capitán Archibald Dickson, el Stanbrook, un viejo carguero inglés dedicado mayoritariamente al transporte de carbón y que esa noche evacuó en dramáticas condiciones a los últimos republicanos españoles que consiguieron embarcar hacia el exilio.

En el puerto de Alicante quedaron atrapados miles de republicanos que fueron encarcelados inmediatamente por los fascistas que, incumpliendo una vez más sus acuerdos y juramentos, impidieron acercarse a cuatro mercantes, uno británico y tres franceses, para terminar la evacuación.

"Se abre un largo y oscuro periodo en el que el caudillo de los vencedores va a seguir matando. No necesita que haya combates para hacerlo. Le basta con mantener en vigor el Estado de Guerra, con todo el apoyo de la parafernalia justiciera hasta 1948. Las fuerzas fascistas ajusticiaron entre 1936 y 1943 a más de ciento cincuenta mil personas. Más de lo que las tropas de Franco mataron en el frente en tres años de guerra".1
 
Esta fue una claudicación más de Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos que con su política de no intervención desarmaron a la República y la dejaron sola ante el totalitarismo nazi de Hitler y Mussolini, pensando que ellos podrían librarse de sus ataques. La República corrió la misma suerte que Austria, Checoslovaquia y Polonia hasta que les tocó el turno a ellos.

Justo Arcos Sánchez, de 30 años abría la lista oficial de embarque con el número 1, y el listado lo cerraba Nemesio Rico Rico, de 42 años, que era el «pasajero» nº 2 638.2
 
Esta cifra de personas, que llenaban a rebosar el barco, como queda inmortalizada en la foto de llegada, y que lo escora peligrosamente a babor a lo largo de toda la travesía, se verá ampliada a casi tres mil viajeros, según otras fuentes.

Al salir el barco, aún hubo gente que se tiró al agua —cuenta Helio González— «Nadan con rabia. Solo dos llegan a ganar el barco. Otros muchos, impotentes, mezclan sus lágrimas con el agua helada.»

Y aún más, la aviación fascista bombardeará casi a ciegas la bocana del puerto para impedir la salida, pero por suerte al Stanbrook sólo se vio salpicado de agua por aquellas explosiones. Llegados al mar abierto, el capitán cambió el rumbo inicial para despistar a los aviones franquistas… veintidós dos horas después llegaban al puerto de Mers el-Kebir, una base militar a pocos kilómetros de Orán.

Helia González, la pasajera n º 2277, tenía seis años cuando embarcó y en su libro «Desde la otra orilla. Memorias del exilio»3, cuenta los momentos de la llegada:

«A las mujeres mayores, a las madres con hijos nos hicieron bajar a tierra. Nos quedamos sin padres. En mi cuerpo agotado, mis ojos únicamente seguían vivos para fijarme en las gentes, en las cosas. Estaba tan cansada que pronto cedí a la separación.

Algo Me hizo reaccionar. Era un aroma olvidado. Un olor reconfortante. Tuve que verlo para recordar. En improvisadas mesas hechas con largos tableros sobre trípode, abundantes rebanadas de pan recién horneado y leche con azúcar dispuestas para sernos distribuidas. Hasta allí nos condujeron. El ánimo del triste cortejo se tornó en sorpresa, luego en incertidumbre, y, al ver que todos esos manjares eran destinados para nosotros, en explosiones de alegría».

Helia aún vive en Elche, con su hermana Alicia, otra niña del Stanbrook, y ambas están ilusionadas en hacer este viaje-homenaje a la Memoria Republicana con motivo del 75 aniversario del final de la guerra y de su llegada a Argelia.

Queremos conocer a todas las personas que vivieron y todavía pueden contar este viaje.
Queremos conocer Argelia, el país de acogida, y visitar los lugares donde vivieron.
Queremos que los estudiosos nos den más información.
Queremos que se conozca la historia y que no quede sólo el olvido, o la versión de los vencedores, en este caso, la versión de los fascistas.

Hemos creado un grupo de trabajo para ofrecer un viaje que reproduzca y conmemore la odisea de los pasajeros del Stanbrook 75 años después. También presentaremos estudios de investigación de los últimos días de la República mediante la celebración de conferencias, exposiciones, documentales y la edición de un libro con todos los materiales.

Queremos celebrar como actos centrales del proyecto un «Concierto Popular de la Memoria» en Orán con músicos de las dos orillas del Mediterráneo, y finalmente y de acuerdo con las autoridades de Argelia, instalar un monumento para honrar la Memoria Republicana y la hermandad de la población de Argelia en aquellos difíciles años.

Todo esto para los meses de marzo y abril de 2014.

Ustedes pueden participar y por ello es muy importante su preinscripción para el viaje (salida el 28 de marzo y regreso el 2 de abril) que abriremos en unas semanas y del que  daremos cumplida información. Colaborando económicamente en la realización del monumento y de los actos del proyecto; participando en las conferencias y exposiciones que se realizarán en marzo y abril; enviando sus colaboraciones, recuerdos, vivencias, fotos, documentos, información, etc, todo lo que esté a su alcance sobre el Stanbrook y los campos de internamiento de Argelia.

Ahora mismo ya: si es una asociación, fundación, institución, enviando una adhesión al proyecto, o bien a nivel individual enviándonos sus datos y proponiéndonos de qué manera les gustaría colaborar.


Comisión de trabajo «Operación Stanbrook»:
Homenaje a la Memoria Republicana

1(El arte de matar. Jorge M. Reverte)
2(Anales de la Historia Contemporánea. Universidad de Murcia . 1983, Juan Bautista Vilar).
3Edit. Frutos del Tiempo. Elche

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada